Arte En Honduras

Compartir este artículo en:

Debido a su posición geográfica, honduras representa a través de las diferentes tribus que lo habitaron, una variada y rica extensión de pinturas, o de expresión de reinos antiguos, así como lo vemos reflejado en las esculturas mandadas a edificar en el reino de 18 conejo en lo que era la antigua ciudad maya hoy ruinas de copan. 

De la civilización maya tenemos las estelas que fueron partes de una de las ciudades más importantes para la época, el templo Rosalila es una obra de arte de colores sin igual que es mundialmente conocido, actualmente se han hallado cerámica que data de 3.200 años antes de Cristo. 

Los mayas fueron notables escultores. Con materiales como la piedra y el estuco, este arte tomó tres formas: la primera, los trabajos de relieve, bajorrelieve, e incluso tridimensionales, que formaron parte de la ornamentación arquitectónica. Segunda: las esculturas de estuco o piedra adosadas a fachadas y pilares o empleadas como columnas, así como los complejos diseños de los dinteles esculpidos en madera propios del periodo Clásico, los cuales honran también a los mandatarios mayas y la tercera la escultura de bulto, sin relación directa con la arquitectura, fue realizada sobre todo en estuco y cerámica. Destacan, en este grupo, los grandes incensarios y urnas y, por su alta calidad artística, las figurillas funerarias de Jaina, que representaban a hombres de diferente posición social.

 

Arte de Honduras en el Periodo colonial

También podríamos describir un tipo de arte colonial influenciada por los españoles la cual es refleja hoy en día en las iglesias católicas a lo largo del país y en algunas edificaciones de en aquella época fueron de gran importancia para la iglesia y conquista española. 

En la etapa colonial de la republica de Honduras, tenemos a Gracias a Dios como favorecido por ser el primer eje de expresión cultural y artística, pero después toma su lugar Comayagua al erigirse como la capital en 1973.

En el plano de las artes visuales y específicamente en lo que se refiere a la pintura el núcleo de Comayagua desarrollo una política que se ha definido como compra de bienes culturales, puesto que muchas de las obras denotan que fueron importadas, esto se explica por el hecho de que gran parte de esta producción artística fue donada por particulares; algunas obras son magníficas copias y otras, invenciones afortunadas de los pintores locales. 

Un fenómeno significativo de la producción plástica nacional es la gran cantidad de pintura anónima de pintura anónima en manos de familia que la utilizaban con finalidad didáctica, para explicar a otros sus ideas religiosas, o con el fin de expresar sus propias versiones místicas. 

 
 

La pintura de evangelización fue lo central del periodo y correspondiente a finales del siglo XVI. XVII y aun XVII, desarrollada en las zonas apartadas y muy pobres. Su planteamiento principal es la comunicación de un mensaje bíblico, un ejemplo de esta pintura es el Lienzo de la Santísima Trinidad, guardado en el museo de arte Religioso de Comayagua, en él se aprecia la identidad de las tres divinas personas en blanco, rojo y azul.

Para esta época vale destacar al pintor José Miguel Gomes ya que fue el más destaco en cuanto a pintura se refiere, pero también se pude mencionar a Blas de Mefa, Zepeda pintor de él San Miguel de Arcángel en la iglesia de San Francisco, en Comayagua destacan los pintores Antonio Pérez y Antonio Álvarez.

La escultura al igual que la pintura tiene una orientación profundamente religiosa, en el último cuarto del siglo XVIII llega a Tegucigalpa uno de los más grandes escultores ensambladores guatemaltecos a trabajar en la construcción de aparroquia de San Miguel Arcángel de Tegucigalpa, se trata de Vicente Gálvez.

En Gracias Lempira es importante destacar las dos grandes esculturas que se encuentran en los nichos lobulados de la iglesia de La Merced, a su vez existen muchas imágenes donde se destaca la Virgen de la Merced, acompañadas por otros santos.

La tradición escultórica colonial es diversa como la pintura, pero se conserva mejor por los materiales, siendo en su mayoría yeso y madera. 

Algunos Pintores Coloniales en Tegucigalpa fueron, José Miguel Gomes, quien fue un pintor, vivió en Comayagua y en Tegucigalpa, nació el 5 de septiembre de 1712, otro artista importante fue Zepeda del cual solo sabemos su apellido, a él se le atribuye el San Miguel Arcángel que se encuentra en la iglesia de San Francisco, en Comayagua destacan los pintores Antonio Pérez y Antonio Álvarez, este último elaboro ocho pinturas con escenas de la vida de la Virgen casi en tamaño natural, Algunas de las otra obras no mencionadas acá son de origen anónimo y en algunos casos copias de los grandes maestros. 

 

En Comayagua se encuentra el más grande de los retablos construidos en Honduras, cuyo trabajo de ensambladura se hizo durante el siglo XVII con imágenes que datan de cien años atrás:  todo el retablo llena por completo el ábside de la catedral, el retablo es de talla dorada organizado con veinte columnas salomónicas; en los nichos laterales se sitúan las imágenes de San Pedro y San Pablo, que según documentación son obra del escultor Francisco de Ocampo.

 

Arte en Honduras en Siglo XIX y la actualidad 

Después de proclamarse la independencia de Centro América, en 1821, la plástica hondureña desplazo progresivamente su interés del tema religioso a la naturaleza, los retratos de la nueva clase dirigente y los bodegones, dicha tendencia novedosa fue protagonizada en general por artistas foráneos.

A partir de las dos primeras décadas del siglo XIX destaca la figura de Toribio Torres, quien además de pintar algunas obras de temas bíblicos, realiza los retratos de varios obispos de Comayagua, es autor de un cuadro de gran factura titulado Las tres Divinas Personas, hoy día en manos de particulares.    

De acuerdo a investigaciones, en la primera década del siglo XX hay una especie de vacío con respecto a la pintura hondureña, en esa época no es encuentran nombres representativos, aunque se realizaron algunas obras de cierto valor artístico, recién en la década del 1910 comienza a perfilarse un grupo de pintores de singular importancia entres los que se encuentra, Pablo Zelaya Sierra, Confucio Montes de Oca.

Entre los precursores de esos gigantes de la plástica se encuentra Miguel Ángel Ruiz Matute, Virgilio Guardiola, Dino Fanconi, Celsa Flores, Roque Zelaya, Benigno Gómez, Armando Lara. 

Pablo Zelaya Sierra, uno de los fundadores de la pintura moderna centroamericana, egresado de la Real Academia de San Fernando de Madrid. Su obra más recordada es “Hermanos contra Hermanos”, finalizada unos días antes de que muriera en el año 1932.

La cosecha de los 90’s nos trae e Adonay Navarro, Darío Rivera, Iván Fiallos, Jacob Gradiz, Miguel Romero, Melvin Alvarado y Marco Cueva son considerados los más sólidos de esa generación.

 

Artículos Relacionados

EspacioHonduras

Articulo Redactado por: Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de EspacioHonduras, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad a las futuras generaciones. #kilotapias #espaciohonduras

 

Escribir un comentario