Clarinete Soprano – construcción, Historia, origen y evolución

El clarinete Soprano es un instrumento musical que pertenece a la familia de los instrumentos de viento-madera, su nombre proviene al combinar o añadir el sufijo “et”, que significa pequeño, a la palabra latina “clarino”, palabra que se usaba antiguamente para referirse a la trompeta, el cuerpo del instrumento puede estar hecho de madera, ébano o granadillo, actualmente también se desarrollan en metal

Está formado por un tubo cilíndrico con una sola lengüeta que se fija sobre una abertura en la boquilla en el extremo superior del tubo. Por el inferior termina en un pabellón acampanado. Los clarinetes modernos están fabricados con diversos materiales (plástico y madera, sobre todo), y tienen veinte o más agujeros para producir los diferentes sonidos; algunos están abiertos para taparse con los dedos del intérprete, otros se tapan con llaves.

El ámbito del clarinete más habitual, el soprano en si bemol, es de tres octavas y media; la nota más grave es re3 (escrito mi3). Las notas por encima de la fundamental se consiguen pulsando una llave y soplando con más fuerza. Esto produce que la columna de aire dentro del instrumento vibre a frecuencia más alta.

Al terminar el tubo cilíndrico, el clarinete sube una duodécima sobre el sonido fundamental (a diferencia de flautas y oboes que sólo suben una octava). Otros tipos de clarinete soprano menos comunes son el soprano en la, el contralto en mi bemol, el bajo (una octava más grave que el soprano) y el contrabajo, (una octava más grave que el bajo).

El corno di bassetto de finales del siglo XVIII es un precursor del clarinete contralto. La música para los clarinetes se escribe como si estuvieran afinados en do; en el soprano en si bemol se emite esta nota cuando está escrito do. Los intérpretes pueden tocar diferentes instrumentos sin aprender nuevas digitaciones. El término 'clarinete en si bemol' hace referencia a la notación, no a la nota fundamental del instrumento.

 

Construcción del Clarinete Soprano

Está formado por una boquilla, un barrilete, el cuerpo superior, el cuerpo inferior y la campana, tiene un total de 16 llaves y 6 agujeros de tapado directo, la mayoría de estas piezas están hechas de latón y traen en su parte inferior de contacto una especie de esponja comprimida, con el objetivo de evitar ruidos molestos a la hora de ejecución.

Los extremos de las piezas también traen esponja comprimida, se recomienda humectar estos extremos para evitar que se arruine el clarinete cada vez que lo armemos. La belleza de su timbre lo hace apto para interpretar pasajes como solista además de ser un instrumento de enorme agilidad y sonoridad, en especial para la ejecución de trinos y cromatismos.

La boquilla del clarinete trae una especia de abrazadera, esta puede ser metálica o de plástico, por lo general la boquilla es la pieza que tiende a ser cambiada con mayor eventualidad, y esto porque en la boquilla del clarinete colocamos nuestros labios y boca con presión, y con el pasar del tiempo la mayoría de personas rayan o desgastan la parte superior de esta pieza, a veces suele ser quebrada por mal uso o simplemente se cambia con  la intención de mejorar o cambiar el sonido del clarinete soprano, ya que esta viene con variedad de aperturas para su posterior ejecución.

 

 

Boquilla: En esta parte del instrumento colocamos la caña la cual aseguramos por medio de la abrazadera, dejándola ni tan apretada ni floja, pero que sujete fuertemente a la caña. El Instrumentista debe colocar su boca en la punta de la boquilla para aplicar presión de viento y así realizar la embocadura, algunos instrumentistas suelen poner una capa de un material parecido a la cinta adhesiva en la parte plástica de la boquilla para evitar su desgaste.


 

Barrilete: Este elemento une o articula el cuerpo superior con la boquilla vienen en tamaños y formas variadas, algunos largos y estrechos otros, cortos y anchos, esto se realiza con el objetivo de cambiar el sonido según el gusto del instrumentista, pero claro esto sin variar su tono pastoso y redondo y respetando las notas leídas y ejecutadas según el pentagrama que estudiemos, algunos barriletes vienen con una especie de tornillo en su parte superior.


 

Cuerpo Superior: Acá colocamos nuestra mano izquierda para sostener esta parte del clarinete soprano, tiene 9 llaves de acción y 3 agujeros de tapado directo, en su parte posterior se encuentra la llave que nos proporciona el cambio de las notas graves a las agudas. Las llaves y demás piezas de latón tienen una especie de esponja comprimida en sus partes no visibles de contacto o sierre, estas esponjas comprimidas sirven para evitar el sonido del choque entre las partes de latón y el cuerpo superior. Es en esta pieza en donde debemos tener especial cuidado con sus extremos, es importante humectar las piezas de unión, de no hacer esto, se desgastarán y se dañarán.


 

Cuerpo Inferior: En esta sección del instrumento colocaremos nuestra mano derecha, une el cuerpo superior con la campana tiene 7 llaves y 3 agujeros de tapado directo. Al igual que el cuerpo superior las llaves y demás piezas de latón tienen una especie de esponja comprimida en sus partes no visibles de contacto, estas esponjas comprimidas sirven para evitar el sonido del choque entre las partes de latón y el cuerpo inferior. Los extremos del cuerpo inferior requieren un gran cuidado, debemos humectar estas piezas antes de ensamblar nuestro clarinete, si no realizamos estos cuidados, dañaremos nuestro clarinete soprano.


 

Campana: Dependiendo de la forma, el peso y la densidad de la campana, este influirá en el sonido de nuestra ejecución de las notas, la campana tiene como misión, igualar el sonido y aumentar la resonancia, sobre todo en las notas graves y dando una pureza y calidad al sonido. El anillo que la rodea solo protege el borde y, como no es imprescindible, algunos clarinetes no lo llevan. En algunos pequeños casos la dimensión del clarinete varia unos cuantos milímetros, pero esto dependerá de la marca del clarinete soprano.

 

Origen del Clarinete Soprano

El clarinete soprano es un instrumento de procedencia muy antigua, hay constancia de que existía en el medio oriente bajo el nombre de Zummarah o el Arghul pero obviamente muy diferente a lo que es en la actualidad, su construcción era muy simple parecido a lo que hoy conocemos como la flauta dulce pero con algunas partes que tiene un clarinete soprano actual.

En Europa se creó un instrumento todavía muy simple, el chalumeau, que llegó a ser popular en Francia en los siglos XV y XVI y que constaba de 7 agujeros. Entre finales del siglo XVII y comienzos del XVIII, el chalumeau fue modificado para que una de las llaves, hasta entonces usada para añadir notas extras al registro de fundamentales, se aprovechara como llave de registro para producir armónicos a una doceava.

El clarinete se inventó hacia 1700 por el constructor alemán de flautas Johann Christoph Denner de Nuremberg, como modificación del chalumeau, instrumento folclórico de lengüeta. En 1760, Joseph Beer añadió dos llaves más, haciendo que las notas sol#2, fa#2, re#4 y do#4 se puedan interpretar. Con esto el clarinete abarcó una tesitura de tres octavas y media. Theodor Lotz y Mozar Anton Stadler construyeron un clarinete de mayores dimensiones que tenía cuatro notas cromáticas más, consiguiendo hacer cuatro octavas completas.

En 1808 J.F. Simiot introdujo la séptima llave para realizar los trinos con mayor facilidad y tocar la nota sol#5. También erradicó un problema del clarinete: la condensación del agua en el agujero del pulgar. Para ello, colocó un tubito de metal, recubriendo el orificio.

En 1812, Müller construye un clarinete de 13 llaves, sus mejoras fueron una mejor disposición de los taladros para mejorar la afinación y una llave distinta para cada semitono, con lo que se podía hacer la escala cromática completa. Este clarinete Müller lo llama Omnitónico y hace innecesario la utilización de la gran cantidad de clarinetes en diferentes tonalidades que hasta el momento existían.  Esto no quiere decir que desaparecieran todos los demás clarinetes, solo aquellos que, por su longitud de tubo y afinación, presentaban una sonoridad poco apropiada.

En torno a 1840 se habían desarrollado dos complejos sistemas de llaves: el sistema Böhm, utilizado en la mayoría de países, y patentado en 1844 por el francés Auguste Buffet, que adaptó los adelantos para la flauta del alemán Theobald Böhm; y el sistema del constructor belga Eugène Albert, desarrollado hacia 1860, de orificios más estrechos y sonido más oscuro.

El camino hacia el clarinete moderno no se hizo esperar.  En 1843, el clarinetista francés Hyacinthe Klosé y el constructor de instrumentos Auguste Buffet adaptan el sistema de anillos móviles, ideado para la flauta por el flautista Theobaldo Boehm, al clarinete, lo que permite evitar las posiciones de horquilla, así como el deslizamiento de dedos, gracias a la duplicación de llaves para ciertas notas. Este clarinete se construye con17 llaves y 6 anillos, exactamente igual que el clarinete actual. Este sistema se adopta en casi todo el mundo conociéndose como clarinete sistema francés o boehm.

Esto marca el comienzo de la evolución del instrumento hasta su estado actual, en el que hay fundamentalmente dos tipos de clarinetes según el mecanismo: el sistema Boehm usado en casi toda Europa, Asia y América y el Öhler utilizado en Alemania, Austria y algunos países del este.

Los clarinetes forman parte de la orquesta desde 1780 aproximadamente, aunque la primera mención del clarinete en una partitura aparece en una misa de J.A.J. Faber, organista de Amberes, en 1720. Entre las obras antiguas en las que se incluya el clarinete destacan la Obertura para dos clarinetes y trompa (1748) de Georg Friedrich Händel y el Concierto para clarinete en la mayor, K.622 (1791) de Wolfgang Amadeus Mozart que también usó clarinetes en su sinfonía denominada Paris. Después del clasicismo el clarinete se convierte en característica indispensable de toda orquesta.

 

Clarinetes Experimentales

Estos tipos de clarinetes son elaborados por luthiers aunque no son de uso comercial o sea, no se fabrican en masa para su posterior venta, usando especiales digitaciones, como los cuartos de tono, estos pueden ser producidos por un jugador experto en un clarinete convencional.  Sin embargo, tales digitaciones son torpes en pasajes rápidos, y los resultados tienden a variar de un clarinete a otro.

Entre estos destacamos tres:

  1. El clarinete en cuartos de tono: creado por el luthier alemán Fritz Schüller, nos permite interpretar particellas compuestas en cuartos de tono mediante un instrumento que tiene dos tubos, los cuales están afinados a un cuarto de tono de distancia uno de otro y se encuentran conectados a una sola embocadura. Es un clarinete con un mecanismo increíblemente difícil de accionar que nunca ha sido más que un proyecto.
  2. Octo Contralto: Es un instrumento que como su nombre indica, está afinado una octava por debajo del clarinete contralto. Solo se han fabricado tres y los tres los hizo el fabricante G. Leblanc
  3. Octo Contrabajo: Que se sepa sólo existe uno, fabricado por el luthier G. Leblanc e inscrito en el libro Guinness de los récords como el instrumento orquestal capaz de producir la nota más grave (un casi-infrasonido llamado Sib -1). Aunque sólo se hizo uno, existen tres obras para clarinete octo contrabajo y orquesta.

 

El clarinete soprano en la Actualidad

Ahora se utiliza el modelo de clarinete de 1988. Este clarinete está dividido en cinco piezas. De arriba abajo son: la boquilla, el barrilete, el cuerpo superior, el cuerpo inferior y la campana. Está fabricado con madera de ébano o de granadilla, en el caso de los de mejor calidad, o con resina sintética, como los clarinetes de principiantes. Las llaves están hechas de níquel y latón, generalmente.

El clarinete ejecuta todos los trinos mayores y menores comprendidos dentro de su tesitura, tanto en matiz fuerte como en piano. Posee en su mecanismo algunas llaves y prolongaciones que permiten realizar sin demasiada dificultad los trinos. Generalmente, los trinos realizados con los dedos meñiques de ambas manos son los más complicados, por ser estos los dedos menos habilidosos, y por lo tanto se requiere de más horas de práctica para ejecutarse con destreza.

El clarinete es un instrumento muy versátil con distintos tamaños y afinaciones como casi todos los instrumentos de la familia de viento madera. Probablemente, el clarinete es el instrumento de viento que tiene más subtipos, aunque hay muchos que se utilizan de manera muy ocasional y para los cuales hay muy poco repertorio. La mayor ventaja para los clarinetistas es que todos los clarinetes comparten (con pequeñas variaciones) la misma digitación dentro del mismo sistema. Es decir, por ejemplo, los clarinetes de sistema francés tienen toda la misma digitación y si sabemos tocar un clarinete soprano sabremos la digitación del requinto, del clarinete alto, etc, aunque la técnica no será exactamente la misma.

 

Más Artículos

 

Digitación de la flauta dulce

En la Siguiente Página, podrás encontrar 6 enlaces directos de partituras para la flauta dulce, los link te dirigen automáticamente a nuestro canal en Youtube, en el cual podrás encontrar  mas de 2,000 partituras gratis para que las estudies...

 

Partituras Para Flauta Traversa

En la Siguiente Página, podrás encontrar 6 enlaces directos de partituras para la flauta Traversa, los link te dirigen automáticamente a nuestro canal en Youtube, en el cual podrás encontrar  mas de 2,000 partituras gratis para que las estudies...

 

 

Articulo Redactado por: Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de EspacioHonduras, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad a las futuras generaciones. #kilotapias #espaciohonduras
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------