Control de Plagas y Enfermedades en Cultivos

Uno de los mayores problemas para todo agricultor son las plagas en los cultivos y las enfermedades que presentan ya sea por agentes naturales o químicos, liberando una de las más grandes batallas en este campo, que es el uso de controles químicos o biológicos que no dañen la salud de los consumidores o de los obreros encargados de las hortalizas y granjas, incluso tenemos que tener presente que dependiendo del área de trabajo también exponemos a los animales, pero en esta última parte nos enfocaremos en otro artículo.

Las empresas de productos químicos dicen que la única solución es rociar plaguicidas frecuentemente, pero esto puede causar más problemas que soluciones, mientras que la agricultura sostenible trata de mantener los huertos de manera que el daño de enfermedades y plagas esté bajo el nivel económicamente aceptable. Eso también reduce el riesgo de la salud humana y el medio ambiente, a este último concepto se le conoce como manejo integrado de plagas (MIP).

El manejo integrado de plagas, es por excelencia el mejor método para evitar los problemas con las plagas y enfermedades de los cultivos, y a la vez mantiene los productos químicos dañinos fuera de nuestros cuerpos y del medio ambiente, pero a pesar de esta solución muchos agricultores usan de forma excesiva los productos químicos, una de las empresas proveedora de estos productos es Monsanto que es una de las multinacionales que abarca el mercado alimenticio, usa una serie de semillas transgénicas para sus cultivos y también abarca el mercado global de pesticidas.

A parte de las técnicas de control químico y el biológico, en los últimos años se ha despertado un interés por el control de las plagas utilizando métodos biotecnológicos. En ese caso no se utilizan sustancias o enemigos naturales, sino que la planta se manipula genéticamente para que ella misma produzca sustancias que la hagan poco atractiva para los insectos, o incluso les resulten tóxicas.

La agricultura de hoy depende mucho del uso de los productos químicos, sin eso es casi imposible tener cosecha de los cultivos, mientras que un elemento importante del MIP es el control de la población de plagas, incluyendo microbios causantes de enfermedades con enemigos naturales, por lo general siempre se eligen métodos químicos pero lo correcto es la combinación de ambos métodos. Lo importante es usar productos que tengan menos toxicidad y más efectividad, también hay que tener mucho cuidado con el manejo, aplicación y almacenaje para evitar intoxicación o un efecto negativo a los cultivos.

El éxito en la producción de cultivos radica en que las enfermedades y plagas se monitoreen de tal manera que sus efectos sobre las plantas sean mínimos, para esto podemos, desarrollar una tierra sana, Sembrar variedades de plantas resistentes, espaciar correctamente las plantas, sembrar una variedad de cultivos y cambiar donde se siembran, quitar con nuestras manos cubiertas de guantes protectores las pequeñas plagas y construir barricadas que permiten la libre entrada de luz solar y viento pero no de insectos u otros animales.

 

La propagación de las plagas y enfermedades ha aumentado drásticamente en los últimos años y esto se debe por La globalización, el comercio y el cambio climático, así como la menor capacidad de recuperación de los sistemas de producción debido a la intensificación de la agricultura, los brotes y los recrudecimientos pueden provocar pérdidas enormes de cultivos y pastos, poniendo en peligro los medios de vida de los agricultores vulnerables y la seguridad alimentaria y nutricional de millones de personas cada vez, debido a esto se han desarrollado los siguientes puntos o herramientas para el Control de Plagas y Enfermedades en Cultivos:

 

Desarrollo y mantenimiento de una tierra sana

Antes de iniciar cualquier actividad de siembra y cosecha debemos comenzar por los más básico y lógico que es el estudio de la tierra que estamos a punto de trabajar, debemos tener un correcto balance de nutrientes, un adecuado sistema de riegos y un ambiente que de por si se encuentre lejos de agentes contaminantes externos y que por su supuesto su ingreso de personas agriculturas no afecte las etapas iniciales de desarrollo de los cultivos.

Mantener el ambiente bajo el 85% de humedad relativamente ayudará a evitar que muchas enfermedades que causan bacterias y hongos se desarrollen, debemos de asegurar una ventilación adecuada conservando un espacio óptimo entre plantas y follaje para evitar y minimizar la presencia de microclimas que propicien el desarrollo de enfermedades, la necesidad de mantener los suelos saludables es primordial para realizar plantaciones adecuadas para el consumo de la humanidad. Las características básicas de un suelo sano, generalmente se notan cuando, el suelo es oscuro, suave y húmedo al tacto.

Para conservar las tierras sanas debemos de realizar un análisis del suelo para determinar su composición físico-química, después de esto debemos aplicar de a poco pequeñas dosis de fertilizante o abono orgánico, en el proceso de fertilización debemos reducir el uso de maquinaria y la sobrecarga animal para evitar la compactación del suelo, La importancia de los suelos en buenas condiciones radica en suministrar a las plantaciones lo mejor de los nutrientes, y las condiciones básicas de desarrollo,  ya que de ello dependerán las cosechas.

 

Control químico

Es una de las medidas más rápidas y efectivas, aunque el MIP tiene como objetivo reducir el uso de productos químicos, antes de usarlos debemos observar la regulación nacional y provincial y usar los productos registrados siguiendo todas las instrucciones y especificaciones que estos traen consigo, ya que el control químico se basa en sustancias tóxicas (venenosas) para la plaga en cuestión, y en teoría no son dañinas para la salud humana, pero el abuso de estos agentes químicos puede dañar las cosechas.

Tenemos 5 grupos de pesticidas siendo los siguientes: 1) Los fungicidas: utilizados para combatir los hongos. 2) Los herbicidas: que se utilizan contra las malezas. 3) Los insecticidas que destruyen los insectos dañinos. 4) Los acaricidas: que protegen las plantas de los ácaros. 5) Los nematicidas, que controlan los nematodos que atacan a las plantas. El uso de pesticidas químicos se ha generalizado debido a su coste relativamente bajo, su facilidad de aplicación y su eficacia, disponibilidad y estabilidad. Los pesticidas químicos son, por lo general, de acción rápida, lo que limita el daño de los cultivos.

Los pesticidas son considerados como las medidas de control de último recurso, ya que su mal uso crea serios problemas ambientales y de seguridad alimentaria, Cuando los insecticidas son utilizados, se debe tener mucho cuidado, al asegurarse que estos sean compatibles con los agentes de control biológico, los productos químicos contienen materiales que son extraños al medio ambiente, en consecuencia, ellos pueden causar contaminación y polución al medio ambiente.

 

Control biológico

El control biológico asume que los depredadores o los parásitos naturales son capaces de destruir las plagas, por lo tanto, se introducen enemigos naturales para combatir las plagas. muchas aves, murciélagos, insectos y víboras se comen las plagas y polinizan los cultivos. El objetivo es establecer un balance entre la población de la plaga, sus parásitos y depredadores para mantenerla bajo control.

Algunos de los agentes de control biológico prometedores son, por ejemplo, hongos del género Trichoderma, al llenar de hongos el ambiente del invernadero las enfermedades se vuelven incapaces, o se reduce su habilidad para infectar a las plantas, también podemos mencionar a las avispas pequeñas se alimentan de polen y atacan las plagas. Es posible cultivar plantas que florecen y producen abundante polen para atraer a este tipo de avispas, que a su vez protegerán a los cultivos contra las plagas.

Debemos mantener un monitoreo constante a la población de depredadores o parásitos naturales si aplicamos este tipo de técnica, ya que en algunos casos documentados los depredadores encuentran como alimento nuestras cosechas haciendo que la solución se convierta en algo peor que la plaga, pero existen diversos estudios de cuales depredadores podemos introducir en los cultivos y cómo manejar la población. El incremento en el uso del control biológico ha llevado a una reducción en la aplicación de pesticidas, y por lo tanto es la industria líder en la producción intensiva de cultivos con responsabilidad ambiental.

 

Siembre varios cultivos combinados

Esta técnica es muy conocida y nos arroja grandes resultados, ya que aseguramos de entrada obtener el 75 % de nuestras cosechas, y esto consta de dividir un terreno en cuatro partes para sembrar 4 cultivos diferentes que no se afecten entre si y realizar esto en cuatro parcelas de tierras diferentes, dividiendo en cuatro partes de 25% por cada cultivo. Cuando ataque una plaga o enfermedad lo más probable es que solo afecte un 25% de una parcela de tierra, pero la misma plaga no atacara todas las parcelas ni el mismo tipo de cultivo dejando siempre un 75% intacto de nuestras cosechas.

Sembrar diferentes tipos de cultivos da a los insectos benéficos entornos para vivir y dificulta a las plagas encontrar el cultivo que les gusta comer, con esto mejoramos la seguridad alimentaria ya que si un cultivo fracasa habrá otros que se puedan usar. Algunas plantas tienen el efecto de alejar insectos u organismos patógenos. Plantar estos cultivos con cultivos principales es efectivo para reducir el riesgo de enfermedades o plagas. Estas plantas se llaman plantas compañeras.

 

Trampas, barreras y Monitorio continuo

Es unos de los métodos más antiguos y conocidos, se pueden construir barreras con varios materiales, por ejemplo, madera, rama, plástico, y cubiertas por mallas, estas deben de estar a una altura considerable del cultivo, alrededor de esta barrera estilo domo, se puede poner plantas destinadas al consumo de plagas, ya que las plagas se quedarán en esta barrera, claro está que también se le debe de cuida en menos atención, pero siempre un cuidado minucioso.

Las Trampas se utilizan para monitorear la aparición de los insectos plagas y para hacer pronósticos, las trampas con uso de feromonas son muy efectivas y también tienen alta efectividad. Las trampas de feromonas pueden ser una medida de control a través de la confusión de los insectos atraídos.

El monitorio continuo incluye proveer las condiciones que favorezcan el crecimiento, desarrollo y salud del cultivo, y mientras sea posible, proporcionar las condiciones que actúen contra las enfermedades y plagas. Examine sus cultivos regularmente. Esto le ayudará a determinar cuándo dejar que los insectos benéficos hagan su trabajo, y cuándo consideraría rociar con plaguicidas naturales o tomar otras medidas.

 

Artículos Relacionados

EspacioHonduras

Articulo Redactado por: Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de EspacioHonduras, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad a las futuras generaciones. #kilotapias #espaciohonduras

 

Escribir un comentario